Tamar, Ruth, Rahab y Betsabé.

Quisieron borrar sus rastros pero no pudieron

 

Con el nacimiento de Jesús

Las silenciadas, las marginadas, las extranjeras, las “sospechosas”

Son nombradas.

 

Con el nacimiento de Jesús, se nos recuerda

La paradoja de la vida

Que lo débil es fuerte

Que lo de valor es la sencillez

Que lo de valor está en cómo  Dios nos mira

 

Tamar, Ruth, Rahab, Betsabé.

No serán olvidadas porque el nacimiento de Jesús

Reivindica a todas, a todos.

 

A las extranjeras, a las que son tratadas como de menos valor

A las odiadas, a quienes, en la mesa de noche buena. 

La noche es mala.

 

Sin  casa, sin posada, sin comida, sin tierra.

El nacimiento de Jesús, nos recuerda que las abuelas son importantes

Sin ellas no hay vida

Sin ellas no habría esperanza

Sin las abuelas de Jesús no podríamos asombrarnos,

Con la espera de lo inesperado.

 

Las abuelas de Jesús, nos recuerdan el motivo de Jesús.

Es por ellas que Jesús nace

Trayendo la esperanza para las “desheredadas”

               Feliz Navidad

Esríbeme

para ponerte en contacto conmigo

12 + 3 =

Pin It on Pinterest